• de atgunos males de Michoacán.


  •   
  • FileName: EscritosPoliticos_Tomo-II_resena.pdf [preview-online]
    • Abstract: RESENAde atgunos males de Michoacán.(9 RA tan escaso el fondo que ericontré en eltesoro phUco, cuando vine at este gohier-no en 1846, tal Ia penuria de ths empleaclos pü-blicos y la imposibilidad de atender at Los gas-.

Download the ebook

RESENA
de atgunos males de Michoacán.
(9 RA tan escaso el fondo que ericontré en el
tesoro phUco, cuando vine at este gohier-
no en 1846, tal Ia penuria de ths empleaclos pü-
blicos y la imposibilidad de atender at Los gas-.
tos mas indispensables, que no puedo menos
de comenzar la ligera resera que voy at pre-
sentar at vuestra soberanla, por decide que
boy existen más de ocheuta ml] pesos en las
arcas del Estado. Pero como si Ia avaricia
fuese coinpaliera inseparable de la mejora de
fortuna, dejan de hacerse gastos que yo curt-
sidero como iridispensables, porque se teme
quo tal existencia se agote, y ni aun los con-
dos que tienen objeto especial, se gastan con
la rapidez quo con'vendrIa at Ia realización de
estos objetos. Sc olvida acaso quo, si hien
aconseja la prudencia conservar siempre un
tondo de reserva para los casos imprevistos,
63
to Cs siiw tin extravIo lamentable del en ten
dimiento, considerar ci dinero como tin fin.
Antes de pasar a los puntos en que haya
ocasion de hacer ver la ventaja que habria
de gastar con más rapidez ciertos fondos, y
por ser de interés surrio todo lo que corres-
ponde a la hacienda de un Estado, vuestra
honorabilidad me permitirá expc)nerle Ia con-
veniencia, O más then la necesidacl de que at
fin se establezca la contaclurla creada por la
icy de 7 de Septiembre de 1850. Inütii es el
que se exija a varios de los empleados res-
ponsabilidad pecuniaria, si, no hahiendo ofi-
dna en que aquella pueda averiguarse, no
hay tampoco nedio de que la ley se eumpla,
de que la moralidad se vigorice y de que se
liberte A los fladores de est,os mismos em plea-
dos, de la indetiuidaresponsabiiicladquernas
de una vez ban legado g. sus t'aniilias como
triste herencia. Más de una pobre viuda,
más de tin infeliz huérfano, lion Ia ruinaque
le ha ocasionado Ia exigencia tardia de una
responsahilidad cuyos datos ha perdido ya,
y cuya satisfacción y explicaciones, si se hu-
bicran hecho con oportunidaci Jos reclamos,
habrian libertado, OaI te.soro pihIicodecier-
tos desfalcos, o a ciertos in.felices de hi incH-
gencia. Convendrá asi, que vuestra honora-
bilidad, por especial acuerdo consienta en
que se plantee esta oficina, a pesar de que ci
Gobierno puede hacerlo con sOlo darcumpli-
miento a la icy, y que con urn que reforme
La citada, dé mayor independencia y digni-
64
dad a quien debe servir en ci Estado el car-
go mks odioso, mãs severo yque necesita por
lo mismo mayor energia, aunque sea dismi-
nuyendo los emolumentos de su tesoro; del
que en otras veces se pasO el Estado sin in-
conveniente; y del que boy mismo se pasa,
aunque sin ahorrar todo su sueldo.
He encontrádome con que no ban afianza-
do pecuniariamente su ma,nejo, los señores
Jefes de secciOn que están supliendo al te-
sorcro. Yo pienso de muy distinto modo que
la generalidaci de la Repüblica, sobre tlanzas,
y entiendo quc los antecedentes de morali-
dad en el individuo, y las trabas inateriales
que le impidan hacer libre uso de los cauda-
les pUblicos, son garantla miss eflcaz que la
de depOsito pecuniario 6 una hipoteca, tan
tácfles dc cubrir con parte do los rnismos ro-
hos que se hicieran de la area püblica. Acaso
por pensar asi las personas que me ban pre-
cedido en este Gobierno, y por inspirarles
tanta con fianza, como is ml me inspiran los
actuales y ya dichos jefes de secciOn, no ban
procedido is recabar de vuestra honorabilid act
la medida que Ilene el hueco que en esto pro-
senta la ley citada do Septiembre.
Una de las cosas en quo debe hacerse miss,
oportuno y pronto gasto, es ci acopio de ma-
deras para la penitenclarla. Si hubiera co-
menzádose en cualquierade los dos inviernos
que ban pasado, desde que empezaron Bus
trabajos, ya boy las habria secas, y tan blen
acondicionadas, como se necesitan para quo
65
pudieran ya labrarlas. For falta de ellas,
muchas celdas que rápidamente pueden le-
vantarse, no podrán, sin embargo, servirpor-
que ni habrá con qué cubrirlas, ni de que
mandar hacer sus puertas y ventanas.
I)edicados una vez por el Gobierno, los so-
brantes del cOlera a la reparaciOn 6 apertura
de caminos, pudiera baberse aprovechado Ia
estación seca que acaba de pasar, ya para
formar los pianos de Los nuevos caminos, ya
para dejarlos trazados, ya para hacer los des-
montes en donde se necesitasen, ya siquiera
para abrir los desagües, siendo estas dos ui-
timas operaciones, la una, de las pocas que
en este ramo pueden desempeflarse durante
las liuvias, y éstas la ünica estaión en que la
otra puede hacerse cOmoda y fciImente. La
actual impide La actividad para estos t,raba-
jos, y otros sus semejantes; sin embargo, en
preparar los pianos, acopiar materiales, la-
brar piedras, y otrascosasdeesegénero, pro-
curare que bayala mayor actividad, luego
que recoja y comprenda bien los datos nece-
sarios para evitar desaciertos.
Habiendose tornado de la partida presu-
puesta para gastos extraordinarios, solo la
suma de 9,286 pesos 11 granos, y siendo tan
importante, como de suyo se conoce, sin ne-
cesidad de que este gobierno lo pondere, ni
aun explique ci proyecto de cornunicaciOn
interoceánica que pueden realizar los Esta-
dos de Veracruz y Puebla, Mexico, Guerrero
y éste, no dudo que vuestra honorabilidad
consienta en que se gaste la cantidad nece-
saria para ci reconocimiento cientifico de los
datos de tal proyecto, que si liegare a reali-
zarse, serla de incalculable trascendencia,
no sOlo pant los Estados empresarios, sino
tarnbién para Ia Republica toda, de la que
Se alejarla aün was toda probabilidad de un
nuevo eusus be/li. Y aun cuando resultase que
tal proyecto no pudiera realizarse, en 461, co-
mo en todo lo que es grande, bastarla haber-
lo intentado.
(Jreo pudiera tarnbién gastarse algo en ía-
cilitar ci reparto de tierras, que por desgra-
cia no se ha verificado, sino en los pueblos
que constan en el adjunto cuadro, qne su-
plico a vuestra honorahilidad tenga muy pre-
sente cuanclo vuelva a ocuparse de este ne-
goclo, como por cuenta separada se lo pedirá
este gobierno, que cree malo ci estado que
boy guarda ci tal reparto.
Habiendo sido invitado este gobierno por
el Estado de Mexico para hacer ci reconooi-
miento de In parte del rio Lerma, que atra-
viesa por Michoacáii, con ci objeto de que se
Ic auxiliase en ci proyecto de navegaciOu de
dieho rIo, segitu entierido, más bien por oh-
sequiar los deseos de Mexico, que por ci cou-
vencimiento que tuviera de la posibilidad de
ese proyecto, mandó hacer el expresado re-
conocimiento, en to relativo al fondo, direc-
ciOn y caudal de agua del rIo. Ahora he crc!-
do quc con to hecho basta, y que seria ya del
todo infitil tin reconocimiento rnás minuclo-
67
so que demandase mayores gastos, porque es
un imposibie lo que se pretende, puesto que
la condición indispensable para la navega-
don, que es el agua, falta casi absolutamen-
te en muchos puntos durante varios meses
del aflo.
Otro trabajo de innegable Importancia y
surna sencillez, creo que debe emprenderse
por Michoacán en el mismo rio Lerma; y es,
ci del establecimiento de un puente que no
puedo designar, slim con ci norubre de moult,
por impropia que parezca esta denominación,
puente, 6 más bien, niodo de vadear rios, que
los franceses ilaman Bac, y que por no usar-
se acaso en los palses en que se habla caste-
ilano, no tiene nombre en esta lengua. Aho-
rrarIa éste ci rnuy costc)so puente que por ci
sisteixta ordinarlo se trata de construir en la
Barea; y se venceria asi ci ünico obstácuio
grave, que en coucepto del seflor ingeniero
Castillo y de otros prácticos, hay para que el
camino proyectado de esta ciudad a la de
Guadalajara, pasase en Michoacán por un
mayor nümero de poblaciones que vivifica-
Ha, desarroliando urn linea once 6 doce le-
guas más corta, segün el mismo Castillo, que
la clue pudiera hacerse pasar por Ia Piedad.
Aunque se ha mandado hacer un recono-
cimiento de este earnino al citado ingeniero
Castillo, como ni se le mando formar pianos
de su traz.o y direcciOn, ni aun se ha fijado
definitivamerite ésta, entiendo que, si du-
rante la estaciOn presente, no pueden desem-
Mn
LIT.]
pefiarse estos trabajos preparatorios, valdrá
más suspender del todo las imperfectas obras
comeuzadas, quc ci estar gastando en ellas
ci dinero que boy se emplea; asI por la falta
de inteligencia de las personas que en aigu-
nas se ocupan, como por la de unidad en ci
plan que debiera seguirse.
A pesar de que no es un verdadero ahorro
ci que resulta de ocupar en los caminos a los
infelices condena.dos a presidio, puesto que
lo poco y mal que hacen a veces no compen-
sa, ni lo que se gasta en su custodia, entien-
do que sienipre clebiera emplearse este me-
dio corno ci de moralizar a esos pobres, aun-
que solo fueseen forwarles, 6 conservarles
ci hábito del trabajo. No Cs, sin embargo, en
la estaciOn presente y por la falta ya dicha
de un plan fijo cuando debe ocupárseies lejos
de las poblaciunes, porque serian mats costo-
sas las barracas 6 tiendas en que se los cus-
todiase por la noche, ni en las poblaciones
misnias, porque no se sabe qué deberlan ha-
ocr 16ti1mente. La falta de fuerza que hay,
adernás, pant custodiarlas, es otro inconve-
niente que pu.ede sin embargo subsanarse
dando de alta, si no todaia fuerza en quede-
be estar la gendarmerla llamada seturidad
pübiica, porquetalgastoserIa inütilen nues-
tras circunstancias, si por lo menos, varian-
do la designaciOn regiamentaria que el go-
bierno tiene hecha del nümero de dicba fuer-
za en los departamentos del Estado, porque
asi habrá ci mayor en donde fuese uecesario.
69
De los informes extra -oficiales que me he
1 do procurando, me parece que resultará pa-
ra ml la convicciOn, que ya otros tietien, d'e
que los pcos individuos acuartelados boy
con el nombre de guardia nacionat, aunque
son en su mayor parte personalmente reco-
mendables y ann arneritados, sOlo ocasionan
al Estado tin gasto muy superior al servicio
que prestan, y tin motivo de descrédito para
tan bella instituciOn. AsI, esperoque la hono-
rable legislatura formará y dirigirâ al con-
greso general tin proyecto de esta guardia,
que c.oncilie Ia necesidad de infundir el espi-
ritu de ella en una poblaciOn como la nues-
tnt, que lejos de comprender la dignidad de
a institucion y sus ventajas, se burla de
aquella, calificándola de lana, y huye deës-
tas porque las reputa gravosas. ;Tan cierto
asi es, que la huinanidad seprestadOcilmen-
te a toda especie (IC tutela, porque para sur-
gir la dignidad personal y conservarla, se
necesitan más esfuerzos, valor y aplicaciOn,
que pant dejarse conducir! ;Tan cierto asI
también es, que Ct veces no basta ni la expe-
riencia propia, pties que apenas emancipado
el pueblo nuestro de la feroz tutela del ejér-
cito, y aunque compreude bien la necesidad
de que ci Estado tenga un representante ma-
terial de su poder en hi fu'erza armada, pre-
fiere por indolencia entregar a manos mer-
cenarias la conservaeiOn de sus más sagrados
intereses, al decoro y ventajas de conservar-
los por 81 mismo!
70
Atrévorne a recomendar desde ahora a V.
H. como a sanciOn penal más adecuada al
establecimiento delaguardia, la prohibición
absoluta de portar y mantener arrnas para
todos aquellos que se nieguen a usarlas en
defensa de la comunidad.
Sent tarnbiën necesario retocar Ia institu-
czOn de esas fuerzas de pollola, en algunosde
cuyos jefes no se y e ya ci buen espIritu que
los animaba en otro tiempo, y cuyos subordi-
nados, ni gozan (Ic suficientes preerninencias,
ni tienen bien definidas sus obligaciones.
Este ültimo punto es principairnente impor-
tarite qiie se fije en la gendarmerla que ileva
el nornbre de seguridad pâblica. No habien-
do un enganche, ni tiempo fijo de servicio,
ni responsabilidad por dejarlo, nada es más
cornUn que ver pedir su baja, y verse obliga-
do a darla a individLios por quienes ci Esta-
do ha heeho gastos en ci armarnento ó ins-
truccióu; ni nada es menos conveniente que
el cstablecjmiento de un principlo, de entre
cuyas lOgicas consecuencias se sacarla la de
dar tal baja al partir para nnaexpedición, 6
en ci motnento mismo de hallarse en lance
que presentara algân peligro.
Más importante es, permitiendo V. IT. que
pase :1 otra serie de ideas, la responsabilidad
que debe afectarse al desempeño de los sub-
prefectos; y la eiección de medios por los cua-
les se pudiera ilegar a tal resultado. Son hoy
aquelias una especie de carga consejil, mu-
cho más gravosa que las que asI se iiamaa
propiamente, asi por Ia cluración del g ncar-
go, como por el fantasma de responsabilidad
que las grava sin remuneraciOn alguna, pro-
porcionado al peligro que corren de que al-
gunas veces Ia responsabiliclad Se concrete y
haga cectiva, por rns indefinida que la ha-
ya resuelto la práctica.
Que nadie sea responsahie poriamatrIcula
de capitaciOu: que Ia poblaciOn ambulante
no pueda seguirse con regularidad; y que su
CO1)F() tfld() sea CaSi sin sanciOn penal, ocaslo-
na quo este precioso recurso, sin producir al
Estaclo todo ci fruto (le que es capaz, sea irre-
gular en su cc}ntahilidad, casi arbitrarlo en
su cobra, incierto en sus rendimientos y tan
odioso por rnás de un tItulo, que si pudiera
reernpiazarse con enaiquiera otro recurso,
aunque se perdiese parte de su inonto, debla
I urnediataniente extinguirse. Libre Dios c%
los pueblos de un gohierno ciue no dependie-
ra de ellos, por ci lado (IC los recursos pecu-
niarios ! Perclerian con ta! I riclependeucia ci
freno más p(nleroso contra Ia arbitrariedad,
y más que silbditos serlan verdaderos escia-
aspecto
VOS. 13aj() (,St . e de moral idad. las con-
tribuciones directas clan i ududablerneute Ia
má-, preciosa garantla que la cornunidad tie-
ne contra los (I tie la dirigen, porque son tarn-
bién ci recur.so que rnás fácilmente pueden
retirarle cuando no merezca su confianza.
Pero Ia convicciOn de estos principios y ci
gusto con que a consecuencia de ellos los ciu-
dadanos deberlan prestarse 4 satisfacer sus
72
cuotas, se ballan muy lejos todavIa del pun-
to a que deben Hegar, y como a pesar de las
preocupaciones dehe proponerse la introduc-
dOn y arraigo de los buenos bábitos, por
odiosa que la capitaciOn sea, y aunque haya
podero.sas razones en que debiera fundarse
su extinciOn, erco que por ahora debe mu
bien trabajarse en regularizar su cobro; y su-
plico a V: H. tenga presente estas conside-.
raciones en ci nuevo arreglo que se va a ha-
cer de la organización del municipioy de las
relaciones entre ëI y ci poder politico de Los
prefectos y sub-prefectos.
Termino por ahora este informe, en el que
he procurado dar twa idea general del esta-
do que guarcian los principales ramos de Pa
administración póblica. Hay sin duda en
cada uno de éstos, especialidades dignas de
mayor desarrollo; hay tambiën otras mate
rias del orden politico, que no he tocado de
intento porque me reservo pant tanto de
aquellas corno de éstas, hacer luego wi aná-
1.isis mas detenido, que presentaré a la con-
sideraeión de V. H., ;t fin de que si fueren de
su alta aprobaciOn, se sirva prescribir al Es-
tado, como ]eyes, ]as med idas que en su con-
secuencia crea el gobierno deben adoptarse.
Dios y Lihertad. Morelia, Julio 6 de 1852.
—IL L.—MELCHOR OcAMPo.


Use: 0.3477